fbpx

Alma

Alma

Sabemos  que cada cinco años se renueva cada átomo del nuestro cuerpo.

Así que  cada cinco años tenemos un cuerpo nuevo. Al mismo tiempo a cada segundo perdemos materia en nuestras actividades diarias. Y a pesar del hecho de que cada 5 años adquirimos un cuerpo nuevo, seguimos siendo las mismas personas, con la misma conciencia y estructura.

Desde un punto de vista biológico, los tejidos del cuerpo se renuevan cada 7 años. Esto significa que la materia de una célula puede ser reemplazada antes de su muerte biológica. Entonces, cada 7 años,  adquieremos un cuerpo nuevo, desde un punto de vista físico y biológico. ¿Qué pasa entonces? ¿Por qué nos estamos haciendo viejos? ¿Por qué las enfermedades no desaparecen con los años sino que se desarrollan progresivamente? Por otro lado, todos hemos oído hablar de aquellas personas que están siendo curadas de manera poco convencional de enfermedades ‘incurables’. Las personas con discapacidad caminan, las personas ciegas con nervios oculares atrofiados observan, los pacientes con cáncer se curan. “Milagros”. Resulta que nuestro ser no es sólo un cuerpo material, también tenemos un cuerpo abstracto que consiste completamente de información.

¿Qué somos exactamente?

El hombre es una materia en constante renovación. Una corriente de átomos, que se organiza de cierta manera, construyen la forma de nuestro cuerpo.Esto provoca más preguntas. ¿Cómo se transmite la información de todo el cuerpo?  Aunque ya sabemos mucho sobre los genes y la información almacenada en ellos, el mecanismo que determina qué genes leer y cuáles no,  sigue siendo un misterio.

¿Significa esto que una persona no es sólo un cuerpo con razón? ¿Qué sucede después de la muerte? ¿Qué es toda esta energía, que  preservar la forma y la esencia? ¿Qué pasa con la conciencia y la información sobre nosotros mismos? Éstas y muchas otras preguntas  que no tienen una respuesta clara y científicamente válida. Pero los milagros ocurren.

La energía en la naturaleza nunca se desperdicia, sólo va de una especie a otra, dejando una huella de información en el medio ambiente. Resulta que nuestra esencia es una unidad de información que se esfuerza por retener su contenido durante el mayor tiempo posible. Al final del proceso, una información comprimida se recrea en un nuevo individuo, comenzando su existencia en una posición inicial para repetir el mismo proceso. Donde hay inteligencia, tiene sentido. La muerte detiene los mecanismos de la vida. La información almacenada  abandona la materia y la energía se disipa lentamente en el medio ambiente. La vida es inteligencia, información, energía: orden en el caos. El hecho de que el cuerpo cambia cada 5-7 años , habla de la antigua afirmación que el hombre no es solo un cuerpo con cerebro, sino algo más. Esta organización natural  no se limita solo al mundo material. La organización y la inteligencia existen fuera de la materia como un fenómeno abstracto llamado “alma